Has sonreído porque lo recuerdas. Piña, melocotón en almíbar, flan de huevo, nata y helado de vainilla. Pero a nuestra manera, claro. Pruébalo y volverás a tu infancia con un postre que nunca hemos sabido cuándo dejó de ofrecerse en los restaurantes. Aquí lo tienes.