La carrillera es el trozo con más carne y de las más tiernas. La hemos estofado con vino tinto y verduritas y la rematamos con puré de patata y chirivía para que te enamores del plato con cada bocado. El sabor de la patata de sa Pobla junto con el toque anisado y dulce de la chirivía (zanahoria blanca) hace de éste un plato diferente. Y sí, la ternera de deshace como si fuera mantequilla. La podrás comer y partir sin necesidad de usar el cuchillo. Y pan. No te olvides del pan! Es necesario mojar pan con este plato.